Santa Clara y San Francisco

Santa Clara y San Francisco

lunes, 22 de enero de 2018

El despertar de una gigante


Ya está disponible en DVD el film documental sobre Santa Verónica Giuliani, en lengua italiana con subtitulos en español e inglés. Bajo la dirección de Giovanni Ziberna y Valeria Baldan, la pelicula "El despertar de una gigante" presenta testimonios de diversas personas alternando escenas recreadas de la vida de la santa. Puedes hacer tu pedido de compra en la pagina web de Dominus Production www.dominusproductionstore.com

jueves, 18 de enero de 2018

Manual de Justicia, Paz e Integridad de la Creación


Ya esta a disposición de las comunidades el nuevo Manual de Justicia, Paz e Integridad de la Creación en lengua española, realizado por el Secretariado JPIC de la Orden. Un instrumento útil y practico para INFORMAR, INTEGRAR e INSPIRAR a nuestras fraternidades capuchinas en este aspecto tan necesario y actual. Invitamos a conocerlo y darlo a conocer... Aquí puedes descargarlo...

https://drive.google.com/open?id=1_fvg7-KJto1Uw4TtTU1X1CUHfU214WU9

martes, 16 de enero de 2018

Directora del Proyecto Internacional de Formación


Sr. Martha junto a madre Ana Tersa, abadesa del monasterio
Llegó a Roma la hermana Martha Campos para desempeñarse como nueva directora de estudios del Proyecto Internacional de Formación para las contemplativas Capuchinas, en el monasterio de Garbatella.
La hermana Martha Campos Jiménez pertenece a la comunidad de Lagos de Moreno, Jalisco, México.
Esta hermana realizó el curso de teología en la Casa de Formación Santa Verónica de México y el Curso especial para formadoras del  Proyecto Internacional que se realizó en el Colegio San Lorenzo en Roma en el 2009-2010.
Fue maestra de novicias durante dos años, colaborando junto al equipo formador del Noviciado común de Mexico.
Fue miembro del Equipo de Formación Interfederal de México.
Fue Abadesa de su Comunidad y Consejera de la Federación del norte de México.

Como directora de estudios nombrada por el Ministro General, su tarea es:
a) Seguir de cerca a cada estudiante en el desarrollo de sus capacidades humanas, intelectuales, de comprensión y aplicación de los contenidos a la vida contemplativa;
b) Contactar las autoridades de la Universidad y los profesores. Proponer cursos diversos de interés especificamente capuchino dentro de un programa;
c) Reunir  frecuentemente a las estudiantes bajo su dirección, a fin de acompañar, orientar, evaluar y corregir;
d) Presentar un informe semestral al Ministro general sobre el desarrollo del proyecto: conquistas, expectativas, problemas que obstaculizan el camino, teniendo presente la evaluación y las sugerencias de la Abadesa y su Consejo, y habiendo escuchado a las estudiantes;
e) Pedir la aprobación escrita de la presidente federal de Italia, cuando una hermana estudiante deba andar a otro monasterio para aprender el italiano o para otras causas justas y razonables dentro de los objetivos del proyecto;
f) Como hermana, también ella es huesped de la comunidad y sujeta a la Abadesa en todo lo referente a permisos, salidas, y otros trabajos que no fuesen propiamente de su rol;
g) Si fuese necesario, puede contar con otras hermanas asistentes, para colaborar en el servicio del Proyecto y de las estudiantes. En ese caso, también serán nombradas por el Ministro general.


sábado, 23 de diciembre de 2017

que crezca la Paz


Que en tus relaciones crezca la belleza de la armonia, el don de una Paz que es espejo del corazon de Dios! Feliz Navidad!

viernes, 24 de noviembre de 2017

Palabras del Papa Francisco a los franciscanos

23 de noviembre de 2017

 Queridos hermanos,
El “Señor Papa”, como lo llamaba San Francisco, os recibe con alegría y recibe en vosotros a los hermanos franciscanos que viven y trabajan en todo el mundo. Gracias por lo que sois y por lo que hacéis, especialmente a favor de los más pobres y desfavorecidos.
“Todos sin excepción llámense hermanos menores”, se lee en la Regla no Bulada. Con esta expresión, San Francisco no habla de algo facultativo para sus hermanos, sino que manifiesta un elemento constitutivo de su vida y misión.





De hecho, en vuestra forma de vida, el adjetivo “menor” califica al sustantivo “hermano”, dando al vínculo de la fraternidad una cualidad propia y característica: no es lo mismo decir “hermano” que decir “hermano menor”. Por lo tanto, al hablar de fraternidad hay que tener en cuenta esta típica característica franciscana de la relación fraterna que os exige una relación de “hermanos menores”.
¿De dónde le vino a Francisco la inspiración de poner la minoridad como un elemento esencial de vuestra fraternidad?
Puesto que Cristo y el Evangelio eran la opción fundamental de su vida, con toda certeza podemos decir que la minoridad, aunque no carente de razones ascéticas y sociales, surge de la contemplación de la encarnación de Dios el Hijo, y la resume en la imagen del hacerse pequeño como una semilla. Es la misma lógica que “se hizo pobre de rico cómo era” (véase 2 Cor 8: 9). La lógica de la “expoliación”, que Francisco puso en práctica literalmente cuando se “despojó hasta la desnudez de todos los bienes terrenales, para darse por entero a Dios y a los demás”.


La vida de Francisco estuvo marcada por el encuentro con Dios pobre presente en medio de nosotros en Jesús de Nazaret: una presencia humilde y oculta que el Poverello adora y contempla en la Encarnación, en la Cruz y en la Eucaristía. Por otro lado, se sabe que una de las imágenes evangélicas que más impresionaron a Francisco es el lavado de los pies de los discípulos en la Última Cena.
La minoridad franciscana se presenta a vosotros como un lugar de encuentro y comunión con Dios; como un lugar de encuentro y comunión con los hermanos y con todos los hombres y mujeres; finalmente, como un lugar de encuentro y comunión con la creación.



La minoridad es un lugar de encuentro con Dios
La minoridad caracteriza de forma especial vuestra relación con Dios. Para San Francisco, el hombre no tiene nada suyo excepto su propio pecado, y vale cuánto vale ante Dios y nada más. Por eso vuestra relación con Él debe ser la de un niño: humilde y confiada y, como la del publicano del Evangelio, consciente de su pecado. Y atención al orgullo espiritual, al orgullo farisaico: es la mundanidad peor.
Una característica de vuestra espiritualidad es la de ser una espiritualidad de restitución a Dios. Todo lo bueno que hay en nosotros, o que podemos hacer, es un don de Aquel que para San Francisco era el Bien, “todo el Bien, el sumo Bien” y todo se restituye al “Altísimo, Omnipotente y Buen Señor”. Hacemos esto a través de la alabanza, lo hacemos cuando vivimos de acuerdo a la lógica del don del Evangelio, que nos lleva a salir de nosotros mismos para encontrar a los demás y acogerlos en nuestras vidas.

La minoridad es un lugar de encuentro con los hermanos y con todos los hombres y mujeres
La minoridad se vive ante todo en la relación con los hermanos que el Señor nos ha dado. ¿Cómo? Evitando cualquier comportamiento de superioridad. Esto significa erradicar los juicios fáciles sobre los demás y el hablar mal de los hermanos a sus espaldas- ¡esto está en las Admoniciones! -rechazar la tentación de usar la autoridad para someter a otros; evitar “hacernos pagar” los favores que hacemos a los demás, mientras que los de los demás los consideramos como debidos; alejar de nosotros la ira y la turbación por el pecado del hermano.
La minoridad se vive como una expresión de la pobreza que habéis profesado al cultivar un espíritu de no apropiación en las relaciones; cuando se valora lo positivo que existe en el otro, como un don que proviene del Señor; cuando, especialmente los ministros, ejercen el servicio de la autoridad con misericordia, como expresa magníficamente la Carta a un Ministro, la mejor explicación que nos ofrece Francisco de lo que significa ser menor respecto a los hermanos que le han sido confiados. Sin misericordia no hay fraternidad ni minoridad.
La necesidad de expresar vuestra fraternidad en Cristo hace que vuestras relaciones interpersonales sigan el dinamismo de la caridad, de modo que, mientras la justicia os llevará a reconocer los derechos de cada uno, la caridad trasciende estos derechos y os llama a la comunión fraterna; porque no son los derechos lo que vosotros amáis, sino los hermanos, a quienes debéis acoger con respeto, comprensión y misericordia. Lo importante son los hermanos, no las estructuras.
La minoridad se vive también en relación a todos los hombres y mujeres con quienes os encontráis en vuestro ir por el mundo, evitando con la máxima atención cualquier actitud de superioridad que os pueda conducir lejos de los demás. San Francisco expresa claramente esta instancia en los dos capítulos de la Regla no Bulada donde pone en relación la decisión de no apropiarse de nada (vivir sine proprio) con la acogida benévola de cada persona hasta compartir la vida con los más despreciados, con los que son realmente los menores de la sociedad: “Guárdense los hermanos, dondequiera que estén, […], de apropiarse ningún lugar ni de defenderlo contra nadie que no tomarán ningún lugar ni se enfrentarán a nadie”. Y cualquiera que venga a ellos, amigo o adversario, ladrón o bandolero, sea recibido benignamente”. Y también: “Y deben gozarse cuando conviven con personas de baja condición y despreciadas, con pobres y débiles y enfermos y leprosos y los mendigos de los caminos”.


Las palabras de Francisco nos empujan a preguntarnos como fraternidad: ¿Dónde estamos? ¿Con quién estamos? ¿Con quién tratamos? ¿Quiénes son nuestros favoritos? Y dado que la minoridad interpela no solo a la fraternidad sino a cada uno de sus miembros, es apropiado que cada uno haga un examen de conciencia de su propio estilo de vida; de los gastos, de la ropa, de lo que considera necesario; de su dedicación a los demás, del rechazo del espíritu de cuidarse demasiado uno mismo, también de la propia fraternidad.
Y, por favor, cuando hagáis alguna actividad para los “más pequeños”, los excluidos y los últimos, nunca lo hagáis desde un pedestal de superioridad. Pensad, más bien, que todo lo que hacéis por ellos es una forma de restituir lo que habéis recibido gratis. Como advierte Francisco en la Carta a toda la Orden: “Nada de vosotros retengáis para vosotros”. Haced un espacio acogedor y disponible para que entren en vuestra vida todos los menores de vuestro tiempo: los marginados, hombres y mujeres que viven en nuestras calles, en los parques o estaciones; los miles de desempleados, jóvenes y adultos; muchas personas enfermas que no tienen acceso a las curas adecuadas; tantos ancianos abandonados; las mujeres maltratadas; los migrantes que buscan una vida digna; todos aquellos que viven en las periferias existenciales, privados de dignidad y también de la luz del Evangelio.
Abrid vuestros corazones y abrazad a los leprosos de nuestro tiempo, y, habiendo comprendido la misericordia que el Señor os ha usado, usad con ellos misericordia, como la usó vuestro padre San Francisco; y, como él, aprended a ser “enfermo con los enfermos, afligido con los afligidos”. Todo esto, lejos de ser un sentimiento vago, indica una relación entre las personas tan profunda que, transformando vuestro corazón, os llevará a compartir su mismo destino.


La minoridad es un lugar de encuentro con la creación
Para el Santo de Asís, la creación era “como un espléndido libro en el cual Dios nos habla y nos refleja algo de su hermosura y de su bondad”. La creación es “como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos”.
Hoy, -lo sabemos- esta hermana y madre se rebela porque se siente maltratada. Ante el deterioro mundial del medio ambiente, os pido que como hijos del Poverello entréis en diálogo con toda la creación, prestándole vuestra voz para alabar al Creador, y, como hacía San Francisco, tened por ella un cuidado especial, superando cualquier cálculo económico o romanticismo irracional. Colaborad con diversas iniciativas para cuidar la casa común recordando siempre la íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta, entre economía, desarrollo, cuidado de la creación y opción por los pobres.
Queridos hermanos, os renuevo la petición de San Francisco: Y sean menores. Dios guarde y haga que crezca vuestra minoridad .

Sobre todos vosotros invoco la bendición del Señor. Y, por favor, no os olvidéis de rezar por mí. Gracias.


lunes, 20 de noviembre de 2017

21 noviembre Jornada por las contemplativas



JORNADA “PRO ORANTIBUS” 

lema 2017: “CONTEMPLAR EL MUNDO CON LA MIRADA DE DIOS”

"La vida consagrada es una historia de amor apasionado por el Señor y por la humanidad: en la vida contemplativa esta historia se despliega, día tras día, a través de la apasionada búsqueda del rostro de Dios, en la relación íntima con él. Quien se sumerge en el misterio de la contemplación ve con ojos espirituales: esto le permite contemplar el mundo y las personas con la mirada de Dios." 
papa Francisco, Vultum Dei quaerere, n. 9.10

Objetivos de la Jornada
1. Orar por los que entregan generosamente su vida a la oración diariamente: las personas consagradas en la vida contemplativa. 
2. Expresar el reconocimiento, estima y gratitud por lo que estos hermanos y hermanas nuestras representan en la Iglesia y en nuestra sociedad, agradeciendo a Dios –dador de todo don– el rico patrimonio espiritual de los Institutos de vida enteramente contemplativa. 
3. Dar a conocer la vocación específicamente contemplativa, tan actual y tan necesaria en la Iglesia y para el mundo, promoviendo iniciativas dirigidas a incentivar la vida de oración y la dimensión contemplativa en las Iglesias particulares, dando ocasión a los fieles –donde sea posible– de la participación en las celebraciones litúrgicas de algún monasterio, salvaguardando, en todo caso, las características propias de la clausura.

Folleto:


jueves, 16 de noviembre de 2017

Bourbourg, Capuchinas de la Penitencia


 Monjas de la  Penitencia de la Tercera Orden de San Francisco llamadas Capuchinas

Con este nombre, fue fundado un Monasterio de Monjas en 1614 en la ciudad de Bourgbourg, cerca de Dunkerque, al norte de Francia, sobre el canal de la Mancha. Sus constituciones fueron aprobadas por el Papa en 1619. A lo largo de la historia han sufrido cambios en el lugar de su edificio monástico por las supresiones laicistas y los conflictos entre la Iglesia y el Estado, hasta habitar el actual edificio construido en 1950. De este Monasterio se difundieron a varias fundaciones en Bélgica. 
Hoy en día, las Hermanas Capuchinas de la Tercer Orden están presentes en Suiza y Tanzania, conformando un grupo de unos 14 monasterios, pero estos provienen de otra rama de la fundación.


De aquella fundación de Bourbourg hoy en día quedan sólo algunas hermanas ancianas que están en diferentes casas de salud. Solo una hermana de mediana edad permanece en el Monasterio, en la espera de las definiciones sobre su futuro, ya sea permanecer en la diocesis como consagrada, o trasferirse a otro monasterio. Una situación dolorosa, pero aceptada con fe, como parte de la historia y de la voluntad del Señor. Los Monasterios no son eternos, acompañan las vicisitudes de los hombres y mujeres de cada tiempo. 

La hermana hoy se dedica a pintar iconos y enseñar esta técnica a grupos de laicos. En torno a ella colabora un grupo de amigos del Monasterio. Esta última hermana Capuchina de la Penitencia, hoy nos habla de una historia que declina, de un atardecer, que contiene semillas que quedarán sembradas a la espera de una nueva vitalidad.